Poner o no poner en escena tu casa. Esa (no) es la cuestión

Poner o no poner en escena tu casa. Como bien dice el título de este post, «esa no es la cuestión». O al menos no debería serlo.

Lavar la cara de tu casa antes de ponerla en venta o alquiler es una necesidad, porque cuanto más fácil sea para los posibles compradores o inquilinos imaginarse viviendo en tu casa, más probable es que la compren.

Lo cierto es que muchas personas son incapaces de visualizar el potencial de una casa cuando sus espacios no tienen el color y la forma que les proporciona una buena puesta en escena. Tan cierto como que una vez la hemos preparado y actualizado con la técnica del home staging, cualquiera, hasta la persona más negada, puede comenzar a visualizar sus propios muebles colocados estratégicamente en los diferentes espacios y, tan pronto como llegan a hacerlo, comienzan a vincularse emocionalmente con ellos y a justificar su precio.

La cuestión es que una casa preparada de antemano captura fácilmente las emociones del comprador, mientras que una casa vacía, anticuada o llena de muebles no deja ver su potencial real. Solo puede valorarse con la lógica, y la lógica viene después de las emociones a la hora de comprar o alquilar una casa.

Esa es nuestra labor como home stagers o estilistas inmobiliarios: estimular los sentidos de los compradores tanto como sea posible y hacerles sentir desde el primer momento en su casa. La casa de sus sueños.

¡Comparte!